CGT Córdoba: dirigentes gremiales se reunieron para avanzar hacia la normalización

Editar noticia
Horacio Otero, delegado de la CGT nacional, encabezó el encuentro y ratificó el mandato de la conducción central: lograr la unidad "más amplia posible".

Foto: UOM Córdoba

Cerca de medio centenar de dirigentes gremiales de Córdoba participaron el pasado lunes de un encuentro donde se iniciaron formalmente las tratativas de cara a la normalización de la seccional local de la CGT.

Reunidos en el predio de la UOM, sindicalistas provenientes de distintos agrupamientos recibieron a Horacio Otero, delegado normalizador de la CGT nacional, quien ratificó el mandato que baja de la conducción central: lograr la unidad "más amplia posible".

El encuentro contó con la participación de autoridades de organizaciones gremiales que integran la actual conducción de la CGT Córdoba -con José Pihen a la cabeza-, incluidos representantes de los agrupamientos que componen las filas de la seccional: el Movimiento Obrero Peronista y el Movimiento Sindical de Córdoba por la Justicia Social y el Trabajo.

Asimismo, la parte anfitriona estuvo encabezada por Rubén Urbano, titular de la UOM local, quien integra el Movimiento de los Trabajadores de Córdoba liderado por el secretario general de Agec (Comercio) Pablo Chacón, también presente en el cónclave.

Otro de los sectores que formó parte de las tratativas es el de la denominada CGT Rodríguez Peña, el cual estuvo representado por Mauricio Saillén, titular de Surrbac (recolectores), cercano a Chacón y Urbano.

Cabe mencionar que las 62 Organizaciones Peronistas que conducen Sergio Fittipaldi (limpieza) y Ricardo Moreno no acudieron al encuentro, aunque se estima que se sumarán a las próximas instancias.

El amplio abanico de dirigentes presentes en la reunión fue una muestra del complejo escenario que caracteriza al movimiento obrero de Córdoba, con múltiples agrupamientos de diverso credo político y partidario.

Considerando ese panorama, la intención de la conducción nacional de la CGT, representada en el cónclave por Otero, es que todos los sectores arriben a un consenso y logren la mencionada unidad antes del 30 de mayo.

Una de las alternativas que se barajan es el establecimiento de una comisión normalizadora de seis integrantes, la cual se encargaría de designar a las nuevas autoridades de la central que hoy encabeza Pihen, titular del Sindicato de Empleados Públicos (SEP).

Si bien existen coincidencias en el movimiento obrero local en relación a la defensa del modelo sindical argentino, el sostenimiento del actual esquema de negociación colectiva y el rechazo a cualquier reforma laboral, el pedido de unidad a cualquier precio que proviene desde Capital Federal parece no contemplar la compleja realidad gremial de Córdoba y las diferencias internas existentes, lo cual hace dudar acerca de la durabilidad de los acuerdos que se alcancen a futuro, más allá de las formalidades institucionales.


Compartir esta nota


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.