La OIT advirtió que el mundo necesita un "acelerador mundial para el empleo y la protección social"

Editar noticia
El director general del organismo, Guy Ryder, advirtió sobre la necesidad de aumentar las inversiones en protección social universal, trabajo decente y una transición verde justa.



A fin de garantizar una recuperación centrada en las personas y capacitarlas para afrontar los desafíos de un mundo laboral en rápida evolución, el director general de la Organización General del Trabajo (OIT), Guy Ryder, pidió a los países que respalden el Acelerador Mundial para el Empleo y la Protección Social  lanzado por el secretario general de las Naciones Unidas, conjuntamente con la OIT. 

Según expresaron desde el organismo, este programa aumentaría las inversiones en protección social universal, trabajo decente y una transición justa y ecológica.

Ryder recordó cómo la pandemia ha sido especialmente devastadora para los más vulnerables, sobre todo para las mujeres, las y los trabajadores de la economía informal y los niños, y subrayó que se enfrentan a un futuro muy diferente dependiendo de donde vivan.

"La recuperación es profundamente desigual, estimulada por las grandes diferencias entre las economías avanzadas y en desarrollo en el acceso a las vacunas, la capacidad fiscal y la habilidad de los gobiernos para responder, una creciente brecha digital y la amenaza de una inminente crisis de la deuda. Esto está creando una gran divergencia, que pone en riesgo la propia recuperación y socava la confianza y la solidaridad", dijo Ryder.

Los gobiernos de todo el mundo han puesto en marcha una respuesta sin precedentes en materia de empleo y protección social para proteger la salud, el empleo y los ingresos de las personas, pero estas medidas son insuficientes para mitigar todo el impacto de la crisis y han dejado sin protección al 53,1 por ciento de la población mundial, unos 4.140 millones de personas, declaró Ryder.

El director general de la OIT alentó a los países a tomar el "mejor camino" hacia la protección social, invirtiendo en sistemas de protección social universales, integrales, adecuados y sostenibles, en línea con los principios de los derechos humanos y las normas internacionales de seguridad social. Sin una financiación adecuada y sin voluntad política, los gobiernos podrían volver a tomar "un camino peor", marcado por unas prestaciones mínimas y escasa cobertura, subrayó Ryder.

"Es hora de mostrar solidaridad y aumentar las inversiones en protección social universal, trabajo decente y sociedades con igualdad de género", remarcó.

Los avances logrados a través de la Iniciativa de Financiación para el Desarrollo deben ser llevados adelante no sólo para hacer frente a la inminente crisis de la deuda, sino para desencadenar la inversión en una recuperación inclusiva, sostenible y resiliente, canalizando la asignación sin precedentes del FMI de Derechos Especiales de Giro (DEG) de 650.000 millones de dólares a los países y propósitos que más lo necesitan, dijo Ryder.

También habló de la lucha contra el cambio climático mediante la creación de trabajo decente. "Una transición verde y justa tiene un enorme potencial para todos los países, en particular invirtiendo en economías más sostenibles y diversificadas, así como en la creación de nuevas oportunidades de empleo productivo", finalizó Ryder.

Fuente: OIT


Compartir esta nota


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.