No queremos más flexibilización laboral en Argentina

Editar noticia
Por: Carlos Cafure *

Foto: Télam

En los últimos años, diversos sectores políticos, empresariales y mediáticos operaron activamente para impulsar la flexibilización laboral en la República Argentina.

A través de campañas, estigmatizaron al trabajador estatal (muchas veces refiriéndose a ellos como 'ñoquis'), alentaron el techo a las paritarias, demonizaron todos los reclamos laborales y nos quisieron hacer creer que los derechos y conquistas históricas de los sindicatos son privilegios. 

Hablaron sobre los "beneficios y ventajas" de la llegada de servicios prestados a través de apps de multinacionales extranjeras, sin mencionar que la intención principal de estos conglomerados es lograr grandes ganancias a costa de su personal que presta servicio con un simple monotributo y no en relación de dependencia con los derechos y beneficios que otorgan las leyes laborales nacionales.

También se avanzó en la reforma jubilatoria, que en la práctica significó un recorte sobre los haberes de los pasivos, y así fueron negando derechos. Todo ello durante una gestión como la del ex presidente Mauricio Macri, donde prevaleció la visión empresarial, con un discurso absolutamente antiobrero e ideas neoliberales.

En la actualidad contamos con un Gobierno nacional que se autoproclama peronista. Pues entonces, es importante que de ser así, se comience a revalorizar la labor de quienes trabajan garantizando las paritarias libres, por mencionar una medida neurálgica y trascendental.

Sería bueno también que el Ministerio de Trabajo de la Nación intervenga con celeridad y decisión ante dilaciones de las patronales, que no homologue modificaciones de convenios colectivos de trabajo a la baja ni tampoco acuerdos salariales sin la aprobación de las bases; además de combatir el trabajo no registrado, la violencia laboral, entre otros flagelos.

Hoy la clase trabajadora es un sector postergado y eso debe cambiar. No hay creación de fuentes de trabajo de calidad, no se elimina el injusto impuesto a las Ganancias, no se garantiza el acceso a la vivienda propia, etcétera. En fin, no se promueven medidas de gobierno que generen movilidad social ascendente.

Por todo esto es necesario que el presidente Alberto Fernández ponga fin a esta situación inaceptable, tal como lo haría un verdadero Gobierno peronista. El Pueblo trabajador aguarda con ansias la adopción de medidas para terminar con muchas de estas problemáticas que padecemos desde hace décadas y que nunca tuvieron solución.

*Abogado laboralista


Compartir esta nota


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.