Preocupación en Cartocor por el pedido de desafuero de un delegado

Editar noticia
Se trata del representante Manuel Balarezo, sobre quien pesa una solicitud de desafuero formulado en el mes de julio de este año. El delegado continúa con mandato vigente y sigue desarrollando su actividad gremial por pedido de las y los trabajadores.


Existe inquietud entre las y los trabajadores de la empresa Cartocor ubicada en la localidad de Villa del Totoral a raíz de un pedido de desafuero que afecta al delegado de la planta, Manuel Balarezo.

La solicitud que hoy se encuentra en manos de la Justicia de Jesús María, fue formulada a fines del mes de julio de este año debido a un presunto caso de maltrato dentro de la empresa que, según el testimonio del propio delegado, no existió y fue utilizado para armar un juicio contra su persona debido a su activo rol gremial.

Balarezo afirmó que el pedido de desafuero fue realizado por la patronal con aval de la Unión Obreros y Empleados Plásticos (UOYEP), lo cual le impidió además participar de las reuniones que habitualmente mantenía junto a autoridades de Cartocor para solicitar mejoras para el personal. A todo ello se le sumó la prohibición de integrar las instancias de análisis y control de productividad, así como una serie de maniobras en contra del delegado y su rol.

"Los otros delegados me dijeron que el pedido fue formulado por el gremio para que yo no participe en las reuniones y no plantee más reclamos", aseveró.

Y añadió: "Cada vez que yo abandonaba una máquina tenía un supervisor detrás mío. Una vez salí afuera a hablar por teléfono y me mandaron una carta documento. Era constantemente acosado".

Según Balarezo, esta situación provocó que su actividad gremial se viera limitada durante los últimos meses debido a las prohibiciones impuestas. Sin embargo, el panorama se modificó abruptamente semanas atrás cuando las y los trabajadores de la planta de todos los turnos demandaron a UOYEP y a la empresa la restitución de los derechos de representación del delegado.

"En esos tres meses en que yo estuve limitado de alguna manera, los compañeros me dijeron que la patronal hizo y deshizo como quiso, tanto con las vacaciones como con la productividad. Hubo también muchos maltratos", afirmó Balarezo.

"Ante eso los compañeros pidieron que yo reingresara. Inmediatamente los delegados se dieron cuenta de la situación y me mandaron un mensaje para que volviera. Luego pedí que me firmaran un aval, y a partir de ahí tuve una reunión con el secretario general del sindicato para dialogar y la empresa ya me permitió participar de las reuniones. Me quisieron limpiar y no pudieron gracias al apoyo de los compañeros", sentenció.

Y agregó: "Hoy vemos que hay un resurgimiento de parte de los trabajadores ya que se van dando cuenta de la fuerza que ellos tienen y así pasan a tener un rol importante en la toma de decisiones. Cartocor siempre fue una planta sumisa hasta hace tres años y nos costó mucho revertir eso".

Pese a que Balarezo ya recuperó plenamente su actividad gracias a la demanda de sus compañeros y compañeras, el pedido de desafuero aún continúa vigente, lo cual sigue generando muchas inquietudes ya que ello abriría las puertas para ordenar un despido con justa causa.

"El pedido de desafuero continúa en vigencia. Espero equivocarme, pero creo que la empresa no se va a echar atrás y no va a dar el brazo a torcer porque sería tomado como una derrota frente a los trabajadores", dijo el representante.


Compartir esta nota


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.