Aseguran que la obra pública puede ser clave para revertir el desempleo en el mundo

Editar noticia
"La inversión en infraestructura puede ser una de las primeras medidas para poner en marcha las economías", afirmaron desde la OIT en relación al panorama que se avecina una vez superada la pandemia de Covid-19.

Foto: Prensa Gobierno de Córdoba

La expansión del Covid-19 (coronavirus) en todo el mundo generó una crisis sin precedentes que pone en jaque a millones de puestos de trabajo.

En relación a ello, el especialista del Departamento de Política de Empleo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Maikel Lieuw-Kie-Song, aseguró que la obra pública podría ocupar un rol preponderante al momento de diagramar políticas de recuperación económica.

"La inversión en infraestructura puede ser una de las primeras medidas para poner en marcha las economías, ya que los gobiernos pueden estimular directamente la demanda y la creación de empleo, compensando la falta de gasto del sector privado y de los hogares", expresó.

Y agregó: "En la mayoría de los demás sectores de la economía, el gobierno depende de que el sector privado esté dispuesto a contratar trabajadores adicionales y a cubrir su parte de los costos".

Según Lieuw-Kie-Song, situar a la construcción en el centro de los programas nacionales de recuperación económica posee muchas ventajas, debido a que se trata de un sector intensivo en mano de obra y que emplea a muchas personas: el 7,6 por ciento de la población activa mundial. "Absorbe a trabajadores de otros sectores con relativa facilidad, y los proyectos pueden enfocarse en regiones y ciudades en fuerte recesión tras la crisis por el Covid", manifestó.

Foto: Prensa Gobierno de Córdoba

Desde la OIT señalaron también que otro aspecto destacable del trabajo en la construcción es "su buen efecto de filtración" en la economía, ya que los grandes proyectos benefician a las empresas locales generando demanda de materia prima, transporte, alojamiento, alimentos, y otros bienes y servicios.

"Antes de desencadenarse el problema del Covid-19, muchos obreros de la construcción tenían un contrato a corto plazo y sujetos a proyectos, por lo que perdieron sus ingresos casi inmediatamente. La gente de los países en desarrollo o que proceden de ellos, donde este sector es básicamente informal, tienen más probabilidades de no tener derecho a indemnización, seguro de desempleo o cualquier otro recurso de seguridad. Tienen que regresar al trabajo tan pronto como sea posible", amplió Lieuw-Kie-Song.

Por último, el especialista del Departamento de Política de Empleo de la OIT afirmó que los proyectos de infraestructura pueden impulsar el empleo y la actividad empresarial, pero además mejorar el medio ambiente y el acceso a los servicios básicos.

"Los proyectos de gran envergadura deberían equilibrarse con inversiones de menor calado en infraestructuras rurales y sociales (por ejemplo, atención de salud, gestión de desechos, tratamiento de aguas, mejora de viviendas informales), en las que intervienen recursos y empresas locales", advirtió.

Y añadió: "Ha de darse prioridad a la infraestructura verde, de modo tal que se 'reconstruya mejor'. En este plano deberían preverse tanto proyectos para el ámbito de las viviendas, (como sistemas de energía renovable), como proyectos nacionales, como la adaptación del transporte y la recuperación del medio ambiente".


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.