¿En qué consiste el Plan de Desarrollo Humano Integral lanzado por organizaciones sociales y gremiales?

Editar noticia
La UTEP y un grupo de sindicatos presentaron un plan de reactivación económica post-pandemia. Intervención estatal fuerte y creación de millones de puestos de trabajo son los ejes de la propuesta.

Foto: El Grito del Sur

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y organizaciones sindicales como Camioneros, UOCRA, SMATA, Dragado y Balizamiento y Unión Ferroviaria lanzaron en las últimas horas el Plan de Desarrollo Humano Integral, una iniciativa de reactivación económica post-pandemia con intervención estatal para la creación de millones de puestos de trabajo.

En su propuesta, las organizaciones argumentan que el sector privado otorga empleo registrado a apenas un tercio de la población económicamente activa, situación que ha empeorado a raíz de la pandemia de Covid-19.

Debido a ello, bajo la consigna "Tierra, Techo y Trabajo" instaurada por el papa Francisco, el plan propone que el Estado asuma un rol activo como empleador, generando cerca de 4 millones de fuentes laborales en actividades estratégicas -remuneradas a través del salario social complementario- como la descentralización de grandes ciudades, la urbanización de villas y asentamientos, la producción de alimentos saludables y baratos a través de comunidades rurales organizadas y cinturones hortícolas protegidos, y la adopción de sistemas productivos y energéticos con métodos ecológicos.

Además de percibir salarios sociales, quienes estén inscriptos en el Registro de Trabajadores de la Economía Popular accederían a otros derechos laborales como obra social, aportes jubilatorios, sindicalización, Aseguradora de Riesgos de Trabajo, entre otros.

Foto: UTEP

Además, el  proyecto contempla la creación de 170 mil empleos registrados por convenio colectivo. En este último grupo ocuparán un lugar preponderante la obra pública (UOCRA) y desarrollo del transporte de cargas (Camioneros y Unión Ferroviaria).

La pauta sostiene que con cada puesto de trabajo creado en la construcción se generan tres empleos en la economía formal, sobre todo en actividades como la química, mecánica (SMATA) siderúrgica, madera y de productos de electricidad.

Para financiar la iniciativa, las organizaciones sostienen que una porción de la inversión ya se encuentra cubierta por programas existentes como el Potenciar Trabajo y la Tarjeta Alimentaria, los cuales suman 128 mil millones de pesos anuales (el 36% de esa cifra posee un reintegro fiscal).

El resto de los fondos necesarios para completar la suma de 750 mil millones de pesos deberán ser garantizados a través de la sanción de un impuesto que grave los bienes personales, una reforma del impuesto a las Ganancias, una suba del impuesto a las Bebidas Azucaradas y un "esfuerzo fiscal adicional del Estado Nacional".

En los próximos días, las organizaciones que impulsan el proyecto realizarán actividades de visibilización a través de encuentros virtuales con militantes y dirigentes sindicales, sociales y políticos.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.