El SIRELYF en alerta ante el posible cierre de distritos de Epec

Editar noticia
Desde el gremio afirmaron que el achicamiento de la empresa traerá inconvenientes para las y los usuarios y trabajadores. Repudio de la CGT Córdoba y FATLYF.

Foto: SIRELYF

El Sindicato Regional de Luz y Fuerza de Córdoba (SIRELYF) se mantiene en alerta ante la posibilidad de que la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) ordene el cierre de distritos en las localidades de Wenceslao Escalante, Pascanas, Los Surgentes, Morrison, Alto Alegre, Leones, Serrezuela,  Punilla, Isla Verde, La Cumbre y Devoto.

Desde el gremio aseguraron que estas dependencias cuentan con personal en condiciones de jubilarse, y no existe voluntad del directorio de Epec para decretar nuevas contrataciones, lo que pone en riesgo su continuidad.

Ello, argumentaron desde el SIRELYF, restringirá la calidad del servicio y generará demoras ante los requerimientos de la ciudadanía.

"Sin atención personalizada no hay calidad de servicio. Si la medida se concreta, los reclamos y las soluciones frente a inconvenientes tendrán mayor demora en la respuesta", informó el gremio que encabeza Máximo Brizuela.

"Aquellos trámites que no se hagan por página web deberán realizarse en la localidad designada donde se centralizará todo", añadieron desde la organización.

Y remarcaron: "La empresa no obtendrá mejoras económicas y los gastos de consumo no se reducen con esta medida. Cuando haya un problema de corte de servicio se deberá esperar a la guardia de otra localidad, demorando más la respuesta técnica".


Repudio de la CGT Córdoba y FATLYF

La CGT Regional Córdoba y la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLYF) respaldaron el reclamo de las y los trabajadores y cuestionaron la política de ajuste de Epec.

"De concretarse, tal decisión privaría a los habitantes de dichas localidades del interior de la provincia de la atención personalizada que facilita y a menudo garantiza la atención o la solución del problema planteado", manifestó el titular de la CGT Córdoba, José Pihen, en un comunicado.

Por su parte, el secretario general de la FATLYF, Guillermo Moser, señaló en un escrito: "Esta actitud de achicar la empresa, centralizar todo y desarraigar a los trabajadores, es una decisión que no presta consonancia con la situación que vive nuestro país".

"Creemos que no es momento de tomar decisiones de tal envergadura, sumado a que dicha medida afectará claramente el servicio y nivel de atención. El perjuicio a los usuarios será notorio y como siempre ocurre, serán los trabajadores los que deberán lidiar con el descontento general", advierte la nota de la federación lucifuercista.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.