La Corriente Federal repudió las acusaciones contra Ramón Carrillo

Editar noticia
El espacio gremial cuestionó al dirigente del PRO, Claudio Avruj, quien dijo que el sanitarista admiraba al régimen de Adolf Hitler.

Foto: CFT

La Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de la CGT expresó su repudio a las declaraciones del ex secretario de Derechos Humanos del Gobierno macrista, Claudio Avruj, quien aseguró que el primer ministro de Salud de la historia argentina, Ramón Carrillo, poseía admiración por el régimen de Adolf Hitler.

Desde el espacio afirmaron que las acusaciones son infundadas y además forman parte de una embestida de sectores reaccionarios contra el actual Gobierno nacional y las políticas sanitarias frente al coronavirus.

"Nos resulta doblemente agraviante que este integrante del PRO, quien como secretario de DDHH realizó una pésima y degradante gestión, se atreva a ultrajar la memoria de quien dedicó su vida a los más humildes de nuestra Patria. Las imputaciones contra Carrillo, como otras manifestaciones maliciosas e imprudentes contra la cuarentena, fogoneadas por oscuros personajes, son parte de una ofensiva de la derecha de nuestro país contra las políticas que desarrolla el Gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en relación a la pandemia producida por el Covid-19", expresó la CFT en un comunicado.

Y agregó: "Mientras el Gobierno de Macri degradó el Ministerio de Salud al rango de Secretaría, bajó el presupuesto en Salud, dejó sin concluir las obras de muchos hospitales, despidió a miles de médicos y enfermeros, eliminó planes sanitarios y destruyó el sistema de vacunación, entre otras calamidades, la figura de Ramón Carrillo se agiganta en la memoria del pueblo argentino".

Desde el agrupamiento sostuvieron que el trabajo de Carrillo durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón fue reconocido por múltiples instituciones nacionales e internacionales, lo que le valió ser perseguido tras el golpe de estado de 1955.

"Hostigado por quienes violaron la constitución, se refugió en Brasil y falleció sin recursos y escasa atención médica, a la edad de 50 años. La derecha lo sigue odiando por sus obras y por su pensamiento", concluyó la CFT.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.