Giuliani: "La realidad adversa nos convoca a seguir luchando"

Editar noticia
El titular de ATE Córdoba dialogó con Diario Sindical en torno a la situación que atraviesan las y los trabajadores estatales en la actualidad. El dirigente confirmó que en el plazo de dos semanas se abrirá una instancia de negociación a nivel nacional para resolver paritarias y discutir condiciones laborales.

Foto: Diario Sindical (archivo)

Con una cifra aproximada de 6.500 trabajadores y trabajadoras, Córdoba es el tercer distrito que mayor cantidad de estatales nacionales posee en el país, siendo superada sólo por Capital Federal y provincia de Buenos Aires.

Si bien la realidad de este núcleo varía en función de cada sector u organismo, lo cierto es que las demandas del colectivo son similares a las que viene planteando la mayoría de los trabajadores y trabajadoras de la provincia y del país también: mejoras salariales, condiciones laborales dignas y sostenimiento de trabajo.

Desde la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), gremio que representa a las y los estatales nacionales, explicaron que la discusión en torno al poder adquisitivo es hoy uno de los aspectos que mayor atención genera, más aún si se toma en cuenta el aumento del costo de vida en plena pandemia.

Al respecto, el secretario general de ATE Córdoba, Federico Giuliani, confirmó que en los próximos 15 días se abrirá una instancia de negociación salarial con el Estado nacional para discutir el último tramo de la paritaria pendiente de 2019 -que se encuentra vencida- y comenzar a vislumbrar la negociación del año en curso.

"Queremos concluir la paritaria de 2019, que fue cerrada a la baja por UPCN en el mes de junio del año pasado con Macri como presidente. Una vez que concluyamos esa negociación, nos pondremos a debatir sobre los sueldos de 2020, que deberán ser recompuestos. Apenas asumió Alberto Fernández nos otorgó un bono de 4 mil pesos en cuatro cuotas, pero eso ya quedó desactualizado", describió el dirigente riocuartense al recibir la consulta de Diario Sindical.

Foto: ATE Córdoba

Para graficar la adversa situación del sector en términos de ingresos, Giuliani afirmó que el 80% de las y los estatales nacionales de Córdoba no alcanza a cubrir el valor de la canasta familiar con sus remuneraciones.

"Según el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) que encabeza Claudio Lozano, el salario mínimo establecido en función del valor de la canasta familiar, debería superar actualmente los 62 mil pesos. En Córdoba, a grandes rasgos, puedo asegurar que ocho de cada diez estatales nacionales no cobra eso", subrayó.

Y planteó: "Durante los cuatro años de macrismo y lo que llevamos de 2020, perdimos aproximadamente un 60% del poder adquisitivo y debemos empezar a recuperarlo. Saludamos que se haya abierto la paritaria porque queremos recomponer salarios, pero necesitamos un gesto del nuevo Gobierno nacional. Va a ser muy importante para nosotros cerrar bien el 2019 para empezar a pleno la discusión de 2020".

"La realidad adversa nos convoca a seguir luchando. La situación actual impacta duramente en los estatales nacionales, y más todavía en Córdoba que tiene las tarifas de servicios más caras del país y una gran inflación en alimentos", sentenció el también secretario general de la CTA Autónoma de Córdoba.

Foto: CTA-A Río Cuarto


Estabilidad laboral y reincorporaciones

Giuliani adelantó que el cese de la precarización laboral y la reincorporación de las y los despedidos durante el Gobierno de Mauricio Macri, son temas que también serán planteados en la mesa de negociación que se abrirá dentro de dos semanas.

En relación a ello, el dirigente sostuvo: "Vamos a seguir muy firmes en los reclamos que venimos sosteniendo desde hace tiempo. Esto es demandar el pase a planta permanente urgente ya que tenemos aproximadamente 60 mil estatales en condiciones precarias de contratación en todo el país y por ende sin estabilidad laboral. El Estado argentino no es un ejemplo de ello".

"También seguiremos exigiendo la reincorporación de los despedidos durante la era Macri en todos y cada uno de los organismos, que en Córdoba sumaron 700 compañeros desvinculados del Estado nacional. Somos conscientes de que no van a reingresar todos de una sola vez, pero necesitamos un gesto y por lo menos un cronograma de reincorporaciones para que se restituyan esos puestos de trabajo perdidos de forma paulatina", destacó.


Condiciones laborales

El secretario general de ATE Córdoba manifestó que otro de los ejes fundamentales que será planteado en las discusiones tiene que ver con las condiciones laborales. Si bien actualmente la mayoría de las y los estatales presta servicio de manera remota como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el debate girará en torno a los protocolos de bioseguridad y la readaptación de los espacios de trabajo para proteger la salud e integridad de empleados y empleadas una vez que se restituya la actividad presencial en los organismos.

"Tenemos que discutir en qué condiciones laborales vamos a trabajar durante la supuesta nueva normalidad, con qué protocolos, con qué medidas de bioseguridad y con qué insumos. Por ejemplo, hay organismos como ANSES y PAMI, que en cualquier momento van a reabrir sus puertas normalmente; sin embargo hasta hoy no hay mejoras en los edificios. Más allá de que actualmente existen guardias, no tenemos precisiones sobre lo que va a suceder cuando se normalice la atención. A todo eso lo debemos definir protocolo por protocolo", adelantó.

Por otra parte, Giuliani afirmó que ATE rechaza la continuidad de la modalidad de teletrabajo en las dependencias ya que aleja al Estado de la comunidad y desvincula a los trabajadores y trabajadoras.

"Rechazamos el teletrabajo en el Estado nacional porque precariza el doble, no existe franja horaria determinada y genera una brecha tecnológica entre los empleados. Además, como trabajador tenés que afrontar el pago del servicio eléctrico e internet. Y como si eso fuera poco, en el caso de las mujeres la situación es más grave todavía ya que están afectadas por las tareas de cuidado", denunció.

Y agregó: "También existe una definición política e ideológica de ATE. Si el Gobierno quiere un Estado presente como plantea el presidente Fernández, no podemos trabajar virtualmente ya que necesitamos ocupar territorialmente las oficinas y dependencias para interactuar con la comunidad. El teletrabajo te automatiza como sujeto, te desvincula de otros trabajadores y hace que pierdas el sentido de pertenencia con tu clase".

Foto: ATE Córdoba

Nuevas estrategias

En el marco de la situación de excepcionalidad planteada por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, Giuliani opinó que el movimiento obrero debe replantearse sus estrategias para posicionar sus reclamos en la esfera pública, sobre todo considerando la imposibilidad de movilizar callejeramente como en la etapa previa a la expansión de la pandemia de Covid-19.

"Así como el capitalismo se recicla ante cada crisis, nosotros desde el campo popular en general  tenemos que reinventar nuestras formas. Existen, por ejemplo, estudios que dan cuenta de que el uso de las redes sociales se triplicó en la pandemia, razón por la que debemos considerarlas. Más allá de que no sean resolutivas, tienen un gran poder para visibilizar conflictos, viralizar expresiones y dejar planteadas distintas reivindicaciones", advirtió el dirigente.

Y finalizó: "Otro aspecto que tuvo mucha repercusión fue el de los caravanazos de autos de los que participamos junto al personal de salud, las sentadas en organismos, las recorridas en espacios con actividades esenciales y el reparto de insumos que los patrones no entregan en los lugares de trabajo. Otra dato no menor es el resurgimiento de las ollas populares, que no sólo se realizan en los barrios más alejados sino que ya se han establecido como método para paliar el hambre y plantear reclamos de sectores medios y medios bajos de la sociedad".


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.