La ausencia de la CGT nacional frente al coronavirus

Editar noticia
Por: Carlos Cafure *

Foto: Télam

Desde hace tiempo existe en la Argentina una institución gremial que se encuentra absolutamente alejada de las necesidades de los trabajadores y jubilados. Estoy hablando de la CGT nacional.

Durante los últimos cuatro años, la central tuvo una incidencia virtual, tibia y en algunos puntos hasta inexistente frente a problemáticas muy importantes que padecieron los activos y pasivos. Muchos de sus dirigentes se mostraron más preocupados por salir en alguna foto con funcionarios políticos, antes que mostrarse al lado de quienes deberían representar.

Esta situación lamentable y en alguna medida hasta irritable, continúa hasta la actualidad. En nuestro país, frente a la llegada de la pandemia de coronavirus (Covid-19), se comienzan a ver resentidas distintas actividades laborales estatales y privadas, como así también, la vida cotidiana de los adultos mayores.

Existen casos de sectores donde directamente no hay trabajo ante la cuarentena obligatoria ordenada por el Gobierno nacional, como por ejemplo los peones de taxi, los choferes de remis, entre muchos otros. Por otra parte, también hay ramas que prestan sus servicios con normalidad por encontrarse entre las actividades incluidas como servicios esenciales.

Frente a este cuadro de situación, me pregunto: ¿dónde está la CGT?, ¿qué aporte está haciendo?, ¿por qué la CGT no organiza un plan de asistencia (económica y/o alimentaria) a aquellos sectores que ni siquiera poseen un plato de comida en la mesa ni posibilidades de afrontar obligaciones como alquileres, expensas, impuestos, servicios, prepagas, medicamentos, entre otras cosas?

¿Qué apoyo y acompañamiento le está brindando la CGT a aquellos gremios cuyas actividades están trabajando normalmente bajo esta pandemia por estar incluidos en actividades consideradas esenciales?, ¿qué gestiones están haciendo por los jubilados, teniendo en cuenta que días atrás se conocieron informes que dicen que la canasta de los pasivos está por encima de los 40 mil pesos?

A los trabajadores argentinos nos gustaría siempre, pero sobre todo en estos momentos, tener una Confederación General del Trabajo encabezada por una dirigencia que esté a la altura de las circunstancias, llevando a cabo acciones que beneficien a los activos y pasivos. Sin embargo, seguimos viendo que la CGT es una cáscara vacía.

Ha llegado el momento de que los trabajadores y jubilados exijan a la dirigencia que se ponga a la cabeza de esta situación; caso contrario, habrá que exigirles que dejen ese importantísimo lugar a verdaderos dirigentes gremiales que ya han demostrado sobradamente lo que es cuidar los derechos y conquistas adquiridas, no renunciar nunca a ninguno de ellos, y por sobre todo, conseguir nuevos logros para sus representados. 

En definitiva, esa es la función más importante de un sindicalista. Un claro ejemplo de ello es el compañero Pablo Moyano (Camioneros), parte de la nueva generación de dirigentes gremiales que están en condiciones de conducir una verdadera CGT.

* Abogado laboralista


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.