Judiciales van a un nuevo paro provincial

Editar noticia
Así lo resolvió AGEPJ en el marco de la asamblea general extraordinaria que se llevó a cabo el viernes último.

Foto: AGEPJ

La Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial (AGEPJ) lanzó un paro provincial de 24 horas para el viernes 21 de febrero, en reclamo por el pago de los aumentos salariales que adeuda el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y el Poder Ejecutivo local.

La medida, que fue adoptada en el marco de la asamblea general extraordinaria que las y los judiciales realizaron el pasado viernes, se efectuará sin asistencia ni marcación.

Además, el plan de lucha contempla una marcha de cuerpos orgánicos hacia Tribunales I durante el jueves 20 de febrero, la presentación de un recurso administrativo individual por los montos salariales adeudados -con movilización el 28 de febrero- y la realización de asambleas sorpresivas por edificios o sectores.

Desde AGEPJ confirmaron que en caso de no obtener respuestas en torno al pago de las subas pactadas el año pasado, el depósito del aumento de diciembre y todos los retroactivos adeudados, se lanzará un nuevo paro provincial durante la primera semana de marzo.

"Nuestro empleador y la Provincia, que proporciona los fondos, deben cumplir inmediatamente con el pago de la deuda salarial. Es lo que corresponde y sería el justo reconocimiento al trabajo diario de las empleadas y empleados sosteniendo el servicio de justicia", aseguró Federico Cortelletti, titular del sindicato judicial.

Y añadió: "El Tribunal Superior continuamente incumple con nuestro sistema salarial manteniendo para su sector privilegios que no revisten racionalidad ni resisten la más mínima exposición pública como es por ejemplo ganar mucho más que los empleados y autodevolverse una parte de los aportes previsionales, un escandaloso beneficio que no detenta ningún trabajador o trabajadora de la República Argentina". 

En tanto que el secretario adjunto de la organización, Adrián Valán, amplió: "De continuar el grave incumplimiento del Tribunal Superior y el Gobierno provincial, el gremio desplegará un  intenso plan de lucha que incluirá nuevos paros y movilizaciones para obtener el pago de lo que nos deben. La responsabilidad del consiguiente deterioro del servicio de justicia es de exclusiva responsabilidad del empleador que es muy rápido de reflejos en adjudicarse privilegios para su sector pero un incumplidor serial con los derechos de empleadas y empleados".


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.