La lucha de los peones de taxi, un ejemplo a seguir

Editar noticia
Por: Carlos Cafure *

Foto: SIPETACO

Semanas atrás, las y los choferes de taxi junto a las autoridades del Sindicato de Peones de Taxi de Córdoba (SIPETACO) iniciaron un fuerte plan de lucha frente al desembarco ilegal de una empresa estadounidense de transporte que proporciona a sus clientes, servicios de vehículos con conductor a través de una aplicación digital.

El plan de lucha que llevó adelante este sector, acompañado incondicionalmente por una ejemplar dirigencia sindical como la del SIPETACO, se caracterizó por ser continuo, perseverante, diseñado desde las bases y con objetivos concretos. 

Desde un principio la lucha se planteó en defensa de los puestos de trabajo y los derechos y conquistas adquiridas, contra la flexibilización laboral que se pretende instalar mediante apps y contra intereses de sectores poderosos.

Tras varios días, el propio intendente municipal, Ramón Mestre, y varios de sus funcionarios manifestaron públicamente que el desembarco de las apps es ilegal en Córdoba. 

Asimismo, la Justicia ordenó suspender el funcionamiento de aplicaciones de transporte en Córdoba, mientras que el Concejo Deliberante resolvió aumentar las multas para aquellos vehículos particulares que realizan transporte ilegal de pasajeros.

El corolario final de la lucha fue la decisión de la empresa de suspender su actividad en la capital provincial.

Todo ello demuestra nuevamente que cuando un gremio se une bajo una conducción que está a la altura de las circunstancias, los resultados son indiscutibles y no existen excusas. En esta ocasión las conquistas se lograron gracias a una dirigencia sindical que respondió exclusivamente al mandato de sus propias bases (respetando siempre lo resuelto en asamblea) y manteniendo su independencia de las agrupaciones políticas partidarias.

El de las y los peones de taxi es un ejemplo que deberían seguir ciertas organizaciones sindicales de Córdoba y del país, que desde hace tiempo y a través de diferentes formas vienen permitiendo la flexibilización de las condiciones laborales, el ajuste de los salarios (hay quienes hace años no tienen paritarias) y el avance sobre los derechos laborales.

Mientras los conductores y conductoras de taxi luchaban en la calle me pregunté, como un ciudadano más, ¿dónde estaban todos los sindicatos de Córdoba que no acompañaron y se solidarizaron con la causa? ¿se acabo la solidaridad entre los gremios? Hoy les toca a ellos, pero mañana golpearán otras puertas.

En lo personal deseo manifestar todo mi apoyo, solidaridad y felicitación a las y los peones de taxi de Córdoba y a las autoridades del SIPETACO, por demostrarnos a todos los cordobeses y cordobesas que el sindicalismo de las bases, es decir el de Agustín Tosco, Atilio López, René Salamanca, Saúl Ubaldini, entre otros, todavía sigue vivo y presente en Córdoba.

*Abogado laboralista


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.