Super Uno: se cumplieron diez meses sin soluciones para los despedidos

Editar noticia
Las y los cesanteados ni siquiera percibieron los salarios adeudados.

Foto: FM Comunicar

El conflicto de las y los trabajadores despedidos de la empresa Super Uno acaba de cumplir diez meses sin soluciones.

En noviembre del año pasado, la firma de supermercados cerró sus puertas de manera repentina en las ciudades de Colonia Caroya y Jesús María, dejando en la calle a más de 60 familias que ni siquiera percibieron las indemnizaciones correspondientes ni los sueldos adeudados de octubre y noviembre.

En mayo de este año, la jueza que entiende en la causa por la convocatoria de acreedores de Super Uno, Julieta Gamboa, ordenó el pronto pago de los haberes pero las autoridades de la empresa presentaron un recurso de apelación que impidió el depósito del dinero hasta la fecha.

Por otra parte, tampoco se cumplió el pago de las indemnizaciones debido a que los despidos no tienen validez para el Ministerio de Trabajo provincial.

En este adverso contexto, la mayoría de los cesanteados y cesanteadas continúan sin conseguir trabajo y sobreviven con empleos informales o emprendimientos personales.

En los primeros meses de este año, la Asociación Mutual Única de Trabajadores de Edificios de Rentas y Propiedad Horizontal de la República Argentina mostró interés para administrar los supermercados que cerraron sus puertas a fines del año pasado.

Dicha iniciativa, que permitiría la reincorporación de al menos 40 empleados y empleadas, continúa sin la aprobación pertinente ya que hasta el momento no hay certezas en torno a los avales presentados por la mutual.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.