Ocho de cada diez docentes son pobres

Editar noticia
Según un relevamiento realizado por SADOP Córdoba, el 80% de las y los maestros y profesores están bajo la línea de la pobreza.

Foto: Diario Sindical

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) seccional Córdoba emitió un comunicado donde afirma que el 80% de las y los trabajadores del sector docente se encuentra por debajo de la línea de pobreza.

Luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) anunciara un aumento del 4,3% en el costo de la canasta básica de alimentos durante febrero -y que una familia tipo necesitó $27.570,43 para no ser pobre-, el gremio docente afirmó que ocho de cada diez docentes perciben ingresos inferiores a esa cifra.

"Si  27.570 pesos son el ingreso que define la línea de la pobreza, en Córdoba, un docente con 12 años de servicio que percibe 27.747 pesos apenas está dejando de pertenecer  a la'“categoría de pobre'. Hoy en Córdoba, un maestro de grado recién iniciado (cargo testigo) cobra $23.200. Es decir, es pobre", indicaron desde SADOP Córdoba.

Según el gremio existen dos actores responsables de esta situación. "Por un lado los gobiernos, tanto nacional como provincial, y por el otro los empleadores de las instituciones educativas privadas", sostuvo el secretario general electo de la seccional cordobesa de SADOP, Gerardo Bernardi.

"El Estado nacional, una vez más, se des-responsabiliza de su rol de garante en la observancia de esos derechos trasladando su deber a los gobiernos provinciales", indicaron desde el sindicato docente.

Y añadieron: "El Gobierno nacional 'volteó' todos los ámbitos de negociación, especialmente los relacionados con la Paritaria Federal Docente y con las cámaras empleadoras privadas. La consecuencia más dramática es la dispersión salarial entre docentes de cualquier punto del país por no haber definido un piso salarial que equipare y dignifique su labor".  

En relación a la responsabilidad que poseen las patronales educativas privadas, SADOP afirmó que las mismas no buscan preservar el poder de compra de los salarios.

"Un gran número de colegios de gestión privada, además de recibir un subsidio del gobierno provincial para abonar los sueldos de los trabajadores, también perciben fuertes ingresos en concepto de cuotas y matrículas para su funcionamiento", denunciaron. 

Y agregaron: "Hoy predomina la denominada mercantilización de la educación, que convierte al servicio educativo en una simple mercancía al alcance sólo de familias que puedan pagarlo, en detrimento de lo que debiera ser: un derecho personal y un bien social".

"Si el presupuesto nacional destinado a la Educación (y, por ende, a los salarios de los docentes) determina la importancia y el rol que este sector entraña para el país, debe acordarse claramente que, por lo visto y ejecutado, no lo es para las autoridades nacionales", finalizaron.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.