Denuncian irregularidades en la fábrica militar de Villa María

Editar noticia ATE acusó al director de producción de la planta, Eldo Lucioni.

Foto: ATE Villa María

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Villa María denunció una serie de irregularidades en la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos de dicha ciudad.

A través de una carta documento enviada al subinterventor de FM, Fernando Speranza, el gremio acusó al director de producción de la planta, Eldo Lucioni, de “inventar” producciones inexistentes y cobrar tres sueldos sin asistir a su lugar de trabajo.

“En la Fábrica Militar Villa María se está inventando, sí, así como usted lo advierte y lo dejamos denunciado, niveles de producción que no condicen con los estándares históricos. Dichos niveles no se pueden alcanzar por la falta de personal, ausencia de bomberos, con grave afectación de la seguridad y falta de mantenimiento”, señalaron desde ATE.

Y agregaron: “Creemos que existe una actitud maliciosa, incumplimiento de normas, reglamentos y protocolos, que encuadraría en mal desempeño de funcionario público”.

Por otra parte, las y los trabajadores expresaron que Lucioni no se desempeña “a tiempo completo” tal como demandaría su función, y tampoco recibe a la representación gremial para discutir sobre los problemas de la planta fabril.

“Además de cobrar su salario como militar, hace lo propio por el cargo que desempeña en Fabricaciones y percibe el salario por el ejercicio de la docencia en la Universidad Tecnológica Nacional, Regional Villa María, lo que a nuestro criterio entra en colisión con la normativa que impide a estos funcionarios percibir más de un salario en el ámbito de la administración pública”, subrayó el sindicato.

Las y los estatales apuntaron contra Lucioni indicando que el funcionario amenaza con efectuar despidos y/o suspensiones, generando "preocupación, malestar y zozobra". "La permanente intimidación a los trabajadores en una cabal muestra de abuso de autoridad”, cuestionaron.

“Como si fuera poco, (Lucioni) ha trasladado su oficina, es decir, su despacho público porque es funcionario del Estado nacional, a su domicilio particular, donde nadie puede concurrir ni a nadie se recibe”, denunció ATE, indicando además que el ámbito de trabajo de Lucioni es una habitación de su casa ubicada dentro del polvorín, y que jamás concurre a la oficina.

La carta documento concluye demandando que se tome el caso con “la seriedad y responsabilidad” que merece, y advierte que si no se aplican medidas administrativas, el gremio acudirá a la Justicia.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.