Daniel Rizzi: "No queremos que se sigan vulnerando los derechos de los trabajadores"

Editar noticia
El apoderado del gremio de empleados de comercio de Jesús María se refirió a la situación que viven las y los despedidos de Super Uno.

Foto: Diario El Despertador

Tras cuatro meses de incertidumbre, las y los trabajadores que fueron despedidos de la firma Super Uno de Colonia Caroya continúan demandando soluciones al conflicto.

En relación a ello, el apoderado del Sindicato de Empleados de Comercio, Daniel Rizzi, aseguró que el objetivo del gremio es lograr la reincorporación de las y los cesanteados aunque hasta el momento no hay novedades respecto a un posible desembarco de la empresa Cordiez para explotar los comercios, garantizar las fuentes laborales y vender la mercadería de las góndolas.

"Está bastante paralizado todo. Nuestra misión principal como sindicato es defender los derechos de los trabajadores y pelear por las reincorporaciones. Hasta el momento no nos están otorgando garantías de que eso vaya a ser así. No queremos que se sigan vulnerando los derechos de los trabajadores", señaló el abogado en declaraciones a Radio Cadena Norte.

Y agregó: "Hemos solicitado al Ministerio de Trabajo que limite cualquier desembarco, ya que no se han garantizado las reincorporaciones ni tampoco que la compra de mercadería por parte de Cordiez se destine a los pagos de las acreencias de los trabajadores". 

Cabe recordar que las y los despedidos continúan sin percibir los salarios que Super Uno adeuda desde el año pasado.

En relación a las versiones que indican que la mencionada empresa vendería mercadería de manera ilegal, Rizzi afirmó que cualquier liquidación debe ser registrada de manera tal que se garantice el pago a las y los acreedores y empleados.

"La firma Super Uno se encuentra en un concurso preventivo, que es la antesala a una quiebra. Mediante la misma se busca por todos los medios posibles la continuidad de la empresa. Para ello es necesario que la firma siga teniendo explotación comercial y que se vendan los productos de su stock", sentenció.

Y añadió: "Todos conocemos que la firma sigue operando pero lo que no tenemos acreditado es la forma de venta. Si está facturado, no habría inconveniente. El problema se genera si la venta no es facturada ya que eso perjudicaría a los trabajadores y acreedores".


Marcha

Anoche las y los empleados despedidos de Super Uno se movilizaron desde la Plaza Nicolás Avellaneda de Colonia Caroya -Don Bosco 3740- hasta a las puertas del supermercado. Allí, con el apoyo de vecinos y vecinos de la zona, dirigentes y sindicatos, demandaron soluciones al conflicto.


Compartir esta nota


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.