La caída del empleo privado se podría acentuar

Editar noticia
Así lo indica un informe de la consultora Ecolatina.

Foto: cba.gov.ar

El empleo privado formal podría profundizar aún más su caída durante lo que resta de este verano, motivo por el que se agudizaría la situación para las y los trabajadores.

Según un informe emitido por la consultora Ecolatina, la destrucción de las fuentes laborales en el sector privado se intensificaría debido a la caída de contrataciones en diciembre, al crecimiento de la tasa de salida -es decir, aquellos empleos que no se renuevan- y a una lenta recuperación de la actividad económica.

En ese sentido, el estudio advirtió que la recuperación de la actividad será lenta, y que los sectores que moverán los engranajes económicos durante 2019 (agropecuario, energético e industrias con potencial exportador) no son los que utilizan la mano de obra como factor intensivo.

"No podemos esperar un significativo arrastre de los mismos en términos de empleo", indica el  informe de Ecolatina.

En materia de precarización laboral, la publicación sostiene que muchas empresas podrían trasladar a sus trabajadores a la órbita de la informalidad con el objetivo de reducir los denominados "costos laborales".

"Es probable que las empresas opten por pasar a la informalidad a una proporción de sus empleados para mantener (o iniciar) la relación laboral. Si bien esto se reflejaría en una contracción del trabajo registrado, el empleo informal podría no exhibir una caída de magnitud tras la recesión. No obstante, una mayor informalidad laboral sería un importante paso atrás en nuestro mercado de trabajo", indica el trabajo.

Cabe destacar que según cifras publicadas por el Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa), el empleo formal cayó 1,4% en noviembre pasado y acumula un crecimiento de 0,8% interanual. 

Pese a ello, la tendencia es negativa desde el inicio de los problemas cambiarios. "Se perdieron más de 200 mil puestos de trabajo formales entre abril y noviembre de 2018, conforme a la serie desestacionalizada", señala el estudio de Ecolatina. 

Y añade: "La caída de la actividad en 2018 rondó el 2,5 por ciento interanual y el mercado laboral no estuvo ajeno a esa dinámica. De hecho, la primera medida en una crisis suele ser el freno en las contrataciones, lo que se verificó con la Encuesta de Indicadores Laborales, que mostró que durante la segunda mitad del año, la tasa de entrada (trabajadores que ingresan a un puesto de trabajo) se ubicó en los mínimos desde 2002".

El trabajo remarca que bajo el escenario económico actual, las empresas "tardan en ajustar sus factores de producción", motivo por el nivel de empleo podría no haber tocado su piso.


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.