Nunca más gobiernos antiobreros

Editar noticia
Sin lugar a dudas, los tres años que nos preceden han sido los peores de los últimos quince para quienes trabajan en este país.

Foto: Presidencia de la Nación

Por: Carlos Emanuel Cafure (abogado laboralista)

Desde el inicio de la gestión de Cambiemos en el gobierno nacional, se han implementado variadas políticas que evidencian una marcada mirada antiobrera.

Así lo han demostrando su dirigentes, por ejemplo, al incumplir una de las principales promesas de campaña: el compromiso que el presidente Mauricio Macri asumió con los activos argentinos al afirmar que en su gobierno los trabajadores no pagarían más impuesto a las ganancias. Claramente, nunca cumplió. Por el contrario, desde que el actual gobierno nacional asumió, aumentó la cantidad de trabajadores que pagan este tributo nefasto, injusto y regresivo.

Se estigmatizó a los trabajadores estatales, tildándolos de vagos o ñoquis. Se estigmatizó a los abogados laboralistas, al hablarse de la "industria de los juicios" y de "mafias de abogados". Se estigmatizó a los sindicatos independientes y a los verdaderos dirigentes gremiales que luchan de verdad por sus afiliados. Buscaron poner techos a las paritarias.

Consintieron la no celebración de paritarias en diversas actividades estatales y privadas, sin tener en cuenta el carácter alimentario del salario para el trabajador y su familia, sin intervenir frente a claras violaciones de derechos previstos en leyes nacionales y en disposiciones de la propia Constitución Nacional. Por todo ello vale preguntarse, ¿para qué existe la Secretaría de Trabajo de la Nación?


Intentarán aprobar la reforma laboral

A través de la modificación de la legislación laboral, el gobierno nacional buscará flexibilizar las condiciones de trabajo, recortar derechos y conquistas, debilitar a las organizaciones sindicales y, en definitiva, llevarnos a una era de hielo en materia laboral o a una especie de esclavitud moderna.

Despidieron a miles de trabajadores estatales como privados, y no se arbitraron medidas para suspender temporalmente las cesantías. No hicieron nada para que esto pare.

El modelo del gobierno actual es de carácter agroexportador. Y las medidas de esta gestión nacional están dirigidas a beneficiar a los ricos, a los sectores más acomodados de la Argentina.

Este modelo no tiene entre sus prioridades lograr una mayor industrialización, apoyar y asistir a las Pymes, que son las que más fuentes de trabajo generan desde hace años. Tampoco apuesta a la producción como a la industria nacional, ni estimula el mercado interno, ni mejora el poder adquisitivo de los ciudadanos para que vivan dignamente.

Si bien existen organizaciones sindicales nacionales que cumplen su función eficientemente (logran paritarias dignas, nuevos derechos y conquistas, administran eficientemente su propia obra social sin intervenciones, llevan adelante capacitaciones, ofrecen muy buenas opciones para vacacionar) también hay quienes han consentido la flexibilización laboral, siendo serviles, cómplices y genuflexos al poder político. Y son sus representados quienes hoy están pagando los costos de las traiciones.

A ello se suma la virtual, inexistente y mediocre labor de la CGT nacional, cuya normalización es necesaria y urgente.

Es importante remarcar que el gobierno nacional ha sido acompañado en muchas de sus acciones por gobiernos provinciales, situación que es lamentable porque la ciudadanía y sobre todo los trabajadores no esperan eso de ellos.

Frente a este cuadro de situación, el año 2019 les brinda a los trabajadores argentinos un tiempo de revancha para elegir gobernantes que tengan un modelo totalmente contrario al actual. 

No hay que volver a votar a los verdugos de los trabajadores. Será el momento de votar gobernantes que reconstruyan  el país. Será el momento de votar gobernantes que vengan desde las filas de los trabajadores y no de un sector político enquistado desde hace años. Pero, sobre todo, debemos mandar un claro mensaje a quienes aspiren a llegar a cargos ejecutivos nacionales, provinciales y municipales: ¡nunca más gobiernos antiobreros!.



Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.