Los convenios colectivos de trabajo no pueden ser modificados a la baja

Editar noticia
Un análisis de las disposiciones previstas en leyes nacionales y tratados internacionales, que protegen los derechos de las y los trabajadores.

Foto: Diario Sindical

Por: Carlos Emanuel Cafure (abogado y delegado del Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba)


En estos últimos años, el Gobierno nacional (acompañado de algunos gobiernos provinciales) viene trabajando para lograr una reforma laboral que recorte los derechos y conquistas obreras, fundamentalmente mediante el intento de modificar los convenios colectivos de trabajo (CCT).

Para empezar, es necesario decir que un CCT es un contrato entre los sindicatos de un determinado sector de actividad y el empleador, que regula las condiciones de trabajo (salarios, jornada, descansos, vacaciones, licencias, capacitación profesional, etcétera) y establece reglas sobre la relación entre los sindicatos y la parte empleadora. Las regulaciones contenidas en el CCT son de aplicación obligatoria para todos los trabajadores del sector, estén o no afiliados a los gremios respectivos, y tienen un impacto significativo en la organización del trabajo y en la calidad del empleo. 1.

En ese marco, hay que destacar que las convenciones colectivas de trabajo tienen sustento legal en las disposiciones previstas por las leyes nacionales 14.250 y 23.546 (normas de procedimiento para las negociaciones colectivas).

En relación a esta voluntad de buscar que los convenios colectivos sean modificados a la baja, quitando derechos y conquistas, se debe remarcar que la legislación argentina vigente lo prohíbe expresamente. Así lo establecen en sus articulados las leyes nacionales, la Constitución Nacional y los convenios y tratados internacionales tales como los dictados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de libertad sindical y negociación colectiva, que tienen jerarquía superior a las leyes (entre ellos, los convenios 87, 98, 151 y 154).

En derecho laboral, asimismo, existe un principio denominado de Progresividad, el cual también se aplica a los convenios colectivos de trabajo. La premisa sustancial de la obligación de progresividad, es la prohibición de adoptar cursos regresivos desde el punto de vista político y jurídico, en desmedro del goce de los beneficios que consagran los derechos económicos, sociales, laborales y culturales. 

El principio de Progresividad tuvo recepción jurisprudencial por parte de la Corte Suprema de Justicia. Así, en materia previsional se ha entendido (con sustento en el artículo 29 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos) que por aplicación de dicho principio queda descalificado todo accionar gubernamental que en la práctica produzca un resultado regresivo en el goce efectivo de los derechos. 2.

Por los motivos expuestos es que bajo la protección de las leyes nacionales, la Constitución Nacional y los marcos legales internacionales vigentes, como así también conforme al principio de Progresividad laboral, los convenios colectivos de trabajo no pueden ser modificados a la baja.

En el supuesto caso de que exista un acuerdo de todas las partes intervinientes, solo puede aprobarse un nuevo convenio que sea superior o mejor que el anterior sin restringir, suprimir o reducir derechos y conquistas obreras adquiridas.

Es por ello que las organizaciones sindicales de todo el país deben enviar un claro y contundente mensaje a quienes quieren flexibilizar el trabajo en la Argentina. Son las bases, quienes también deben exigirles a sus dirigentes sindicales que estén a la altura de las circunstancias.

Referencias: 
1. Conadu
2. www.abogados.com.ar


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.