Más despidos en las fábricas militares de Córdoba

Editar noticia
El gobierno nacional anunció una nueva ola de cesantías que alcanzará a los dos establecimientos fabriles de la provincia: Villa María y Río Tercero.

Foto: ATE Villa María

Trabajadores de las fábricas militares de Córdoba se mantienen en alerta luego de que el gobierno de Mauricio Macri anunciara nuevas cesantías en las plantas de todo el país, incluidas las de Villa María y Río Tercero.

Si bien aún no hubo confirmación oficial respecto al número de bajas, desde la Asociación Trabajadores del Estado -ATE- indicaron que las mismas se efectuarán a partir del 1° de septiembre. 

En la jornada de hoy lunes, los directores de las fábricas militares de todo el país se reunirán con autoridades nacionales para definir la cantidad de cesantías. Por ese motivo, las y los fabriqueros realizarán asambleas en Villa María y Río Tercero a partir de las 10 horas, hasta tanto se conozcan las novedades derivadas del encuentro.

Según argumentaron desde ATE, la decisión del gobierno apunta a cerrar definitivamente los cuatro establecimientos fabriles que permanecen abiertos -Villa María, Río Tercero, Fray Luis Beltrán y Jáchal-, tal como sucedió a principios de este año con la planta bonaerense de Azul.

Cabe recordar la fábrica militar villamariense ya sufrió 28 bajas y experimenta una severa disminución productiva, al igual que la planta de Río Tercero.

En declaraciones a El Diario del Centro del País, el secretario general de ATE Villa María, Fernando Mercado, confirmó que a mediados de este mes habrá una gran manifestación en Capital Federal para repudiar las pólíticas de ajuste del gobierno en el sector.

“Nos dan a entender que vienen por todo”, añadió el dirigente al referirse a las autoridades nacionales.

Además, Mercado cuestionó duramente a las cúpulas militares y manifestó que las mismas buscan "hacer negocios".

“Los militares solo están preocupados en hacer negocios y para eso se ponen a disposición de Oscar Aguad (ministro de Defensa de la Nación). Es claro que cuando un gobierno desoye a los trabajadores, pasan estas cosas y alguien está haciendo su negocio”, enfatizó el gremialista.

Y cerró: "Fabricaciones Militares no es una empresa rentable ya que la política es comprar afuera. Hasta los chalecos antibalas se compran a privados.”


Compartir esta nota



El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.