Fabriqueros de Villa María denuncian "aprietes" para desmantelar Fanazul

Editar noticia
El secretario gremial de ATE Villa María, Jorge Heredia, responsabilizó al interventor de Fabricaciones Militares y al ministro Aguad.

Foto: ATE Villa María

La Asociación Trabajadores del Estado de Villa María repudió el accionar de las autoridades de la Dirección General de Fabricaciones Militares -FM-, a las que acusaron de "apretar" a trabajadores de Villa María para que colaboren con el desmantelamiento de la planta que se ubica en la ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires.

“Están apretando y amenazando con despidos a compañeros de la Fábrica Militar de Pólvoras de Villa María si no van a desmantelar la fábrica de Azul. Poniendo así al trabajador entre la espada y la pared, enfrentándolo de manera perversa con los trabajadores de Azul, que son compañeros”, afirmó Jorge Heredia, secretario gremial del sindicato villamariense.

En ese marco, las y los estatales responsabilizaron al interventor de FM, Luis Riva, como así también al ministro de Defensa, Oscar Aguad, por auspiciar políticas de achicamiento en el Estado y enfrentar a las y los trabajadores.

“Responsabilizamos por esto directamente al interventor, el ingeniero Luis Riva, a quien le enviamos hoy una carta documento. Hace un año que está y lo único que hizo fue despedir trabajadores”, señaló Heredia.

Y añadió: "No solo nos oponemos a que envíen operarios de Villa María a desguazar la Fábrica de Azul porque pueden exponerse a una respuesta violenta de los compañeros que hace seis meses que están allá sin trabajo, en la calle, viviendo en automóviles y, en algunos casos habiendo perdido la familia; sino que nos oponemos de plano al cierre de las Fábricas Militares. Y hacemos responsable por esto al ministro de Seguridad Oscar Aguad”.

SI bien desde el gremio aseguraron que utilizaron todos los caminos institucionales para acceder a una reunión con Aguad, hasta el momento no han recibido respuestas de parte del funcionario nacional.

“Hemos tratado de llegar a Aguad por diversas vías: le pedimos al intendente Martín Gill que hiciera alguna gestión; también al defensor del Pueblo y a los representantes locales del partido de Gobierno, pero no hemos recibido respuesta de ninguno de ellos. Y la situación es muy angustiante”, remarcaron.

Es pertinente recordar que el conflicto de la planta Fanazul comenzó a fines del año pasado, cuando el gobierno nacional ordenó más de doscientos despidos y la paralización total de la actividad en la fábrica.

Por último, ATE denunció que miembros de la Dirección General de Fabricaciones Militares produjeron destrozos en Fanazul. “Estos tipos son una mafia. Pero ni la mafia hace lo que hicieron el fin de semana en Azul, rompiendo con camionetas, arrancando carteles, mandándole un mensaje a quién, ¿al gremio? El gremio no les tiene miedo a estos secuaces de Riva y Speranza”, enfatizó Fernando Mercado, secretario general de ATE Villa María.


El uso, difusión, reproducción, copia, reutilización y redistribución de los contenidos de este sitio son libres SOLO si se cita la fuente.