Denuncian nuevos despidos en Aucor y Ersa

Editar noticia
Los delegados de las empresas e integrantes de la junta ejecutiva destituida, elevaron un petitorio al ministerio de Trabajo provincial para que intervenga y convoque a una audiencia.



Los cuerpos de delegados de las empresas Aucor y Ersa junto a miembros de la junta ejecutiva de UTA Córdoba que fue destituida en 2016, realizaron una presentación en la sede del ministerio de Trabajo de la provincia de Córdoba.

En los petitorios elevados, los representantes gremiales denunciaron la situación que atraviesan 7 choferes despedidos en el área técnica de las empresas, los cuales -según los delegados- fueron cesanteados por negarse a aceptar retiros voluntarios.

Las notas presentadas a la cartera laboral detallan que los despidos en Ersa y Aucor se efectuaron entre el 13 de septiembre y el 15 de noviembre de este año, y que en la mayoría de los casos los choferes fueron contactados previamente por las empresas sin una citación formal.

"El mensaje de las empresa es: 'te vas o te despedimos'. Quieren tercerizar los talleres y por eso están ordenando los despidos", expresó el delegado Marcelo Marín al ser consultado por Diario Sindical.

Los representantes gremiales denunciaron, también, que el resto de los empleados de los talleres padecen a diario situaciones de extorsión, bajo la amenaza de ser cesanteados si no se acogen a los retiros. Además, precisaron que a la fecha ya son 25 los operarios que, por miedo, acordaron con las empresas.

"Todos los compañeros que se desempeñan en los talleres viven una situación desesperante ya que sufren amenazas y extorsión. Su fuente laboral peligra todos los días. ¿Cómo hace un trabajador para manejar una herramienta mientras ve que a su alrededor hay cada vez más despidos? Es imposible trabajar así", detalló Marín.

Ante esta situación, los cuerpos de delegados le solicitaron al ministerio que realice inspecciones en las instalaciones de las empresas y convoque a una audiencia entre los privados e integrantes de la junta ejecutiva de UTA Córdoba que fue destituida el año pasado por la conducción nacional. 

Según sostuvieron los choferes, dicha junta cuenta con total legitimidad para representar a las y los trabajadores del transporte ya que la misma fue elegida democráticamente por los afiliados y afiliadas al gremio, el cual hoy se encuentra intervenido por UTA nacional.

"La intervención ha sido irregular. Tenía 45 dias para llamar a elecciones y no lo hizo nunca", aseguró Marín.


Otras irregularidades

La presentación realizada en la cartera laboral también menciona otra serie de irregularidades en las empresas. 

Una de ellas tiene que ver con la utilización de GPS en las unidades, algo que según sostienen los delegados, se ha convertido en una herramienta de persecución.

"Desde el mes de septiembre, los choferes reciben mensajes intimidatorios de parte de las empresas, donde se les advierte que si no se loguean en el dispositivo, van a recibir sanciones. Esto es una maniobra de acoso hacia los compañeros ya que ese requerimiento no se encuentra incluido en el convenio colectivo. Hay gente grande que es suspendida ilegalmente por no loguearse", subrayó Marín.

Además, los delegados exigieron que las cuatro empresas de transporte urbano -Ersa, Aucor, Tamse y Coniferal-  regularicen la entrega de nuevos uniformes de trabajo a las y los choferes, algo que hasta el momento no se ha efectuado.