Saillen y Pihen, juntos en la Legislatura

Editar noticia
Los secretarios generales de las dos CGT de Córdoba estuvieron presentes en la Legislatura, en el marco de la celebración del Día Nacional del Recolector de Residuos.

Foto: Diario Sindical

Los máximos referentes del sindicalismo cordobés coincidieron ayer en el acto de conmemoración por el Día del Recolector de Residuos.

Si bien las dos CGT locales hoy se encuentran divididas debido a las discrepancias políticas existentes entre ambos dirigentes, el encuentro mostró a los dos referentes de muy buen semblante, con gestos recíprocos de camaradería y coincidencias en sus discursos.

De hecho, el propio Pihen saludó afectuosamente a las y los recolectores en su día, y los instó a continuar robusteciendo el Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba, organización liderada por Saillen. "Fortalezcan su organización sindical porque los gremios son la única herramienta que los laburantes tenemos", expresó.

Además, los dos secretarios generales hicieron públicas sus coincidencias en torno a la necesidad de que las y los dirigentes gremiales vuelvan a ocupar un tercio de los cargos electivos.

"El general Perón sostenía que el 33% de los cargos debía ser para los dirigentes sindicales. Hoy en la Unicameral de Córdoba estamos lejos de eso ya que solo somos tres sobre un total de más de setenta legisladores", describió Pihen.

Seguidamente, Saillen asintió: "Como dijo 'Pepe' (Pihen), solamente hay tres compañeros en la Legislatura que pertenecen al movimiento obrero. Por eso tenemos que duplicar esa cifra y trabajar para ello porque el neoliberalismo viene por todo el movimiento obrero".

Y agregó: "Los trabajadores debemos estar unidos para pelear contra la flexibilización y no debemos dar ni un paso atrás".

Más allá de que la unificación de la CGT local hoy parece ser un hecho muy poco probable, algunos dirigentes gremiales se animan a expresar fuera de micrófono que el encuentro cara a cara de Pihen y Saillen -sumado a los últimos resultados electorales- podría constituir un "buen inicio" pensando en acercar posiciones para dar batalla a las reformas laborales que se avecinan.