AGEPJ denunció irregularidades en el Polo de la Mujer

Editar noticia
Las y los judiciales alertaron sobre las precarias condiciones del lugar y la falta de personal. Podría haber medidas de fuerza.

Foto: Diario Sindical

La Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial -AGEPJ- se encuentra en estado de alerta y movilización, como consecuencia de las condiciones laborales precarias detectadas en el Polo de la Mujer.

Según denunció el gremio, los problemas comenzaron meses atrás cuando se produjo el traslado de la Unidad  Judicial contra la Integridad Sexual hacia el Polo.

A partir de allí, se incrementó considerablemente el trabajo de las siete profesionales médicas que prestan servicio en el lugar, ya que se les asignaron también casos de violencia familiar.

“De seis o siete casos por día, las mismas médicas atienden hoy entre 20 y 25 mujeres”, detalló el secretario gremial de AGEPJ, Adrián Valán, al ser consultado por Comercio y Justicia.

Además, el dirigente denunció que el Poder Judicial de la Provincia hoy no puede garantizar la integridad de las muestras que se le toman a las víctimas, ya que no se ha asignado un espacio físico que garantice la seguridad y la integridad de las pruebas que luego son claves en el proceso penal.

Frente a este panorama, que ya fue puesto en conocimiento de las autoridades del ministerio Público Fiscal sin obtener respuestas, la Asociación Gremial de Empleados del Poder Judicial decretó el estado de alerta y movilización, y avisó que habrá medidas de fuerza si el gobierno no brinda soluciones al respecto.

Según sostuvo Valán en declaraciones a Comercio y Justicia, no existe voluntad política de resolver el problema ya que no se nombran nuevos profesionales, pese a la existencia de orden mérito vigente.

Además, el dirigente sindical indicó que no se puede cubrir la demanda mediante la figura de 'concurrentes'. "La figura del concurrente es igual a la del trabajo esclavo. Son médicos recién recibidos que podrían ir para hacer prácticas y a quienes nadie les paga ni los cospeles”, argumentó.

Por último, Valan fue categórico al señalar que en el Polo de la Mujer no se cumplen los protocolos nacionales e internacionales respecto a la atención a víctimas de delitos contra la integridad sexual

“Se están incumpliendo protocolos nacionales e internacionales que indican la atención por dos profesionales a las personas víctimas de un delito contra la integridad sexual. La mayor parte del tiempo está tarea la realiza una sola profesional, quien debe afrontar en soledad la penosa tarea de contener a una víctima -la mayoría de las veces en estado de shock- y recolectar la prueba vital para esclarecer un delito”, finalizó.