Condena de los sindicatos a los allanamientos en Córdoba

Editar noticia
Gremios cordobeses repudiaron el accionar de la Justicia y la Policía provincial, tras los allanamientos masivos que se llevaron a cabo en las sedes de organizaciones sociales y políticas de la ciudad capital.

Foto: Diario Sindical

Organizaciones sindicales del Córdoba hicieron pública su condena a la serie de allanamientos sistemáticos ordenados por la Justicia y efectuados por la Policía provincial en los locales de las organizaciones sociales y políticas que participaron el pasado lunes en la marcha contra el gatillo fácil.

La CGT Regional Córdoba calificó el accionar como una "práctica represiva, impropia de un estado de derecho".

"Sin justificativos reales, estamos asistiendo a la reiteración de etapas que creíamos superadas y a los intentos por imponer miedos. Esta CGT reitera su compromiso con la lucha en defensa de los derechos del movimiento obrero, contra los proyectos de reforma laboral y todo lo que intente cercenar las reivindicaciones obtenidas en años de lucha y por la vigencia del peronismo", aseguraron desde la central.

Uno de los gremios que comunicó su postura fue la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba, la que expresó: "Con dolor y profunda preocupación observamos cómo las instituciones locales que deben abogar por la Justicia y la protección de los derechos democráticos, pretenden naturalizar diversas prácticas en un sentido totalmente inverso que forman parte de las avanzadas represivas más amplias que vive nuestra sociedad por estos días".

Además, el sindicato docente recalcó: "Como organización de los trabajadores que luchó por el regreso de la democracia, que se movilizó contra los levantamientos carapintadas, que se movilizó ante cada intento represivo, no estamos dispuestos a quedarnos inmóviles y a validar estos oscuros proyectos". 

Otra de las organizaciones que hizo público su posicionamiento fue la Asociación de Docentes e Investigadores Universitarios de Córdoba -ADIUC-. "Frente a la masiva respuesta del pueblo argentino, los grupos de poder redoblan la apuesta por la violencia y el amedrentamiento", manifestaron desde el gremio universitario.

Y agregaron: "Asistimos en Córdoba a una sucesión de allanamientos a organizaciones populares y políticas (centros culturales, bibliotecas populares, sedes partidarias), tras la acusación de "extremismo", "anarquismo" y otras calificaciones que intentan demonizar a la militancia y el compromiso político".

Por su parte, Pablo Carro, titular de ADIUC y de la CTA de los Trabajadores de Córdoba, cuestionó: "¿Cuánto falta para que allanen las sedes sindicales después de una protesta gremial? ¿Cuánto falta para que allanen a los organismos de derechos humanos, cuánto, para que vengan contra los partidos opositores?".

A su turno, la CTA Autónoma de Córdoba emitió un comunicado rechazando el accionar de la Justicia y la Policía. "No dejaremos de reclamar por los derechos de nuestro pueblo trabajador, en contra de la violencia hacia las mujeres, en repudio de las detenciones arbitrarias y el gatillo fácil, en contra de los despidos y los atropellos sistemáticos hacia nuestros derechos de respirar aire limpio y beber agua sin veneno de las multinacionales amigas de los gobiernos. No nos van a callar por secuestrar banderas, pinceles y folletos", sentenciaron.

En tanto, la CONADU Histórica, federación nacional que nuclea a gremios de docentes, investigadoras e investigadores universitarios, se hicieron eco de la situación vivida en Córdoba. "Repudiamos enfáticamente los allanamientos masivos que se están librando en la ciudad de Córdoba contra locales de organizaciones sociales y políticas y en casas de familiares de víctimas de gatillo fácil", manifestaron.

Y concluyeron: "Sin duda, esta es una nueva muestra de la ofensiva represiva del Estado que instala un clima persecutorio y de criminalización de la protesta".